La Maia se’n va a l’Amazones, d’Eva Ibbotson

darabuc-maia-amazones-alemany.jpg.

Volia parlar un dia de l’Eva Ibbotson, una autora que m’agrada força, per a lectors joves o bons lectors infantils, segons els casos. Un dels llibres seus que més he disfrutat ha estat La Maia se’n va a l’Amazones. He vist a la xarxa una ressenya amb la que coincideixo fil per randa i, per tant, us animo a visitar l’espai on l’he trobada: El país dels Kokamuskes. Les bones lectures són per a compartir, d’en Ramon Homs:

.

«Maia se’n va a l’Amazones (Salamandra, 2004), d’Eva Ibbotson, és una novel·la d’aventures força aconseguida, amb una heroïna clàssica, personatges secundaris rodons, un escenari exòtic i una trama consistent i de ritme captivador. Positiva, amable i de bon llegir.»

Llegiu-la, si no la coneixeu, i ja ens direu.

He pujat, com a curiositat, la portada alemanya. Al bloc de Kokamuskes veureu l’anglesa, que m’ha semblat molt atractiva. Una altra qüestió menor, per a l’editora o els traductors: No n’hauríem de dir La Maia se’n va…, enlloc de Maia se’n va…? I una última curiositat: el títol anglès fa Viatge al riu-mar i l’alemany, Maia, o de com la senyoreta Minton va llençar el seu corsè a l’Amazones. Algú en dona més?

Advertisements

2 responses to “La Maia se’n va a l’Amazones, d’Eva Ibbotson

  1. Hola Darabuc:
    Ja he penjat el teu conte als meus blogs: el primer i el nou.
    Estic contant el teu conte per les biblioteques i està agradant molt als nanos.
    He fet uno nou en castellà. Gira al voltant dels llibres.

    http//:www unsombreroconelefante.blogspot.com.
    T´envie un relat que he fet per al dia de la dona.
    CUANDO CIERRAS LOS OJOS

    Cierras los ojos y te dices: no quiero pensar en ello. Luego los abres y te vuelves a decir: tengo que pensar en ello. De repente todo pierde sentido. Te preguntas ¿por què las cosas tienen que tener un sentido?. Quizá sí, pero un sentido oculto, un sentido propio, que a veces no se tiene en cuenta, aunque parezca que sí.

    Él no tardará. Tienes que tenerlo todo a punto, como te ha enseñado. No valen escusas, llevas quince años aprendiendo. Aprendiendo a quitar el polvo sin dejar una mota. Aprendiendo poner la mesa decentemente: con los cubiertos, los platos, las servilletas colocadas simétricamente. Aprendiendo a no rechistar ante cualquier contratiempo. Aprendiendo a callarte cuando te golpea, por tu bien, para que seas como tienes que ser.
    Él está a punto de llegar. Revisas la casa. La mesa esta puesta para la cena. La sopa en su punto, esta vez con la pizca adecuada de sal. El pollo asado, con las patatas y las cebollas doraditas, como a él le gustan. De postre tarta de fresas, con la cantidad justa de nata.
    Llevas el vestido rojo, ese que tanto le gusta. Te has lavado el pelo y hecho un recogido, como él te ha sugerido.
    -Así resaltas tu hermoso cuello- te ha comentado antes de despedirse y cerrar la casa con llave.
    Respiras el aire. Huele a…
    Tiemblas. ¡No huele a nada!. Hoy tenía que oler a…
    ¡No recuerdas el olor que ha salido esta mañana de su boca!. ¿ Cómo era? .
    Has hecho todo como él te había dicho. Repasas su monólogo.
    -Acuerdate cariño. Esta noche sopa de espárragos, pollo asado y tarta de fresas. Para beber agua mineral. Saca la vajilla dorada y los cubiertos de plata y coloca el mantel que nos regalo mi madre. Te he dejado la compra en la cocina. Limpia la casa como te he enseñado, esta noche toca revisar la alacena. Sabes que no debes contestar al teléfono, para eso tenemos el contestador. Las llamadas de las amigas te hacen perder el tiempo. Y recuerda que no debes llamar, no esta la economía para que vayas gastando más de lo imprescindible.
    Se me olvidaba, ponte el vestido rojo, ese que tanto me gusta. Hoy me he levantado de buen humor y cuando llegue a casa quiero a mi mujercita radiante. ¡Ah!, me olvidaba quiero que la casa huela a…
    Te estremeces. En el momento que decía el olor ha sonado el timbre de la puerta y no has acabado de oir lo que decía.
    Habla con alguien y cierra de golpe. Se vuelve hacía tí y con su sonrisa de siempre te da un beso en la mejilla y dice:
    -Hasta la noche, querida.
    Cierras los ojos y intentas recordar.
    -¡Todo se irá al carajo!- dices en voz alta. Te tapas la boca. No debes decir palabrotas. Pero no lo has podido evitar.
    Esta prometía ser una noche perfecta y un olor acabará con una feliz velada.
    Cierras los ojos y te dices: no quiero pensar en ello.

    Dolors

  2. Moltes gràcies, Dolors. He afegit el nou bloc als enllaços (del bloc en castellà). Reconec (amb plaer) que els teus blocs sempre em suposen un problema: són inclassificables. Art? Il·lustració? Autors? Escola? De tot una mica… com a la vida.

    Gràcies pel text. El trobo condensat i dur.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s